¿ QUE SON LAS FLORES DE BACH ?

 

Pedro Escuder

     

Es un método simple y natural de sanar a través de la utilización de ciertas  flores silvestres.

Los remedios, que tratan más los desórdenes de personalidad del  paciente que la condición física individual, fueron descubiertos por el Dr. Edward  Bach en los años 30.  

Tras muchos años de práctica en medicina convencional y en homeopatía,  Edward Bach llegó a tomar conciencia de que lo que caracteriza los problemas físicos de las distintas personas no es tanto los muchos tipos de enfermedad existentes, sino las condiciones psicológicas que la generan.

Durante varios años Bach fue capaz de reconocer y encontrar un remedio apropiado en cada caso, y halló todos los remedios en flores de los campos  y en los árboles de los bosques, es decir, en el poder sanador otorgado a la  naturaleza.

El hombre siempre ha hecho uso de la medicina herbaria y, hasta hace algunos años, todos los productos farmacéuticos se preparaban a partir de sustancias naturales. Los remedios de Bach, sin embargo, no utilizan la materia física de la planta sino la energía esencial que se encuentra contenida en la flor.

Esta energía sanadora se extrae mediante un proceso particular y se almacena en un liquido que la conserva.

La delicada sustancia  resultante se utiliza para tratar la causa de la enfermedad a un nivel sutil. Así pues, mientras la mayoría de las medicinas tratan los males del cuerpo con materiales físicos, los remedios de Bach tratan aquello que no puede verse, o la causa psicológica, que esta detrás de toda enfermedad. En el campo de lo que popularmente se conoce como "medicina alternativa" hay otros modos de curar que están, en cierto modo, en afinidad con los descubrimientos del Dr. Bach y, en este punto, conviene subrayar que ningún método de curación tiene el privilegio de ser el mejor o el más efectivo; cada cosa puede ser apropiada en su modo particular de actuar.

Parece, sin embargo, que los descubrimientos de Bach representan un enfoque revolucionario de la medicina que podemos resumir en el dicho: 'trata al paciente y no a la enfermedad '. Sea lo que sea aquello que el paciente está sufriendo en el cuerpo físico como enfermedad (ya sea asma o pie de atleta), la causa primera de ese estado puede ser erradicada si somos capaces de determinar y de contrarrestar el desequilibrio que se encuentra en la psique del paciente.

Un ejemplo ilustrará cómo esta relación funciona en la práctica. Supongamos que dos personas que no están relacionadas entre sí reciben un fuerte shock. Una de ellas se ve implicada en un accidente de automoción y queda muy afectada, aunque no sale herida, pero en las semanas siguientes sufre de continuos dolores de cabeza y náuseas. La segunda persona de esta ficción es un banquero que sufre un brusco e inesperado cambio de fortuna en sus negocios financieros y que, al escuchar las malas noticias, sufre un infarto que resulta en una parálisis parcial del brazo derecho. Los tratamientos convencionales que podrían administrarse para estos dos casos de malestar físico serían, por lo general, diferentes. Pero si tratamos el estado psicológico de los pacientes veremos claramente que ambos están sufriendo las consecuencias de un shock, aunque la manifestación física sea diferente en cada caso. En estos casos, y siguiendo el método del Dr. Bach, administraríamos Star of Bethlehem que es el remedio para todo tipo de desgracias súbitas, shocks, transtornos y accidentes. Cuando el shock quede neutralizado, el efecto físico se disolverá y desaparecerá. De modo similar una persona que sufre de celos, de miedo, de autocompasión o de resentimiento puede manifestar ese  particular estado psicológico con una amplia variedad de síntomas físicos. Así los celos pueden ser la causa originaria del cáncer o la pleuresía, o la autocompasión puede llenar a alguien de granos, causarle migraña o provocarle dolor de espalda.

El malestar físico no es lo más importante;es el estado psicológico lo que debe ser tratado. Podría decirse que esta es una visión simplista de la enfermedad pero, citando al Dr. Bach, " realmente maravilloso es la simplicidad combinada con sus altamente sanadores efectos".La pregunta capital es: ¿funcionan? .y la respuesta es  un 'Si' rotundo.

Inevitablemente hay enfermedades que están más allá del alcance de esta forma de medicina, al igual que hay ciertos malestares y conflictos que encajan más con otros métodos de tratamiento, pero los remedios de Bach pueden aplicarse muy bien en casi todas las circunstancias. Aparte de ser esta, una forma de medicina, sin ningún efecto secundario, que funciona muy bien en niños, animales, incluso en plantas, y son absolutamente compatibles con cualquier tratamiento o terapia, tanto alternativa como alopática.  

Es una terapia fiable?

La terapia floral del Dr. Bach, se aplica desde hace 60 años.Existe mucha experiencia en su uso, asi como numerosas publicaciones (ver bibliografia), que avalan su resultado. En 1983 la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) publicó un estudio dirigido a las administraciones sanitarias de sus estads miembros, recomendando explícitamente la terapia de Bach ("medicine traditionelle etcouvertere des soins de santé". OMS. Genève. 1983. pg.162)